La Educación Pre-escolar en Francia

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Continuando la revisión del tema de la educación inicial que será materia del próximo gran Congreso Nacional de Educación Inicial a realizarse del 18 al 20 de febrero en Lima ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla ), revisaremos en esta oportunidad el caso de Francia, a partir de un informe de Linda Jacobson publicado en internet en la revista Education Week el 11 de julio del 2000. En momentos que la población peruana va tomando conciencia de la importancia de la estimulación y educación inicial, estos casos pueden ser altamente ilustrativos.
En Francia la educación obligatoria empieza a los 6 años en primaria, sin embargo, asisten voluntariamente a las escuelas pre escolares el 35% de niños de 2 años, el 95% de niños de 3 años y el 100% de niños de 4 y 5 años.
Este es un servicio público que empezó a ofrecerse en Francia en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial en un intento del gobierno francés por darle una adecuada crianza a los niños huérfanos y a la vez animar a las madres para que tengan más hijos y así poder reconstituir la nación francesa.
El programa pre escolar es manejado centralmente por el Ministerio de Educación de Francia que establece el currículo oficial, los requerimientos, las metas y aporta el principal financiamiento. Destina unos 1,700 dólares anuales por niño, a los que se agregan otros 700 a 1,600 dólares que aportan los municipios locales dependiendo de sus capacidades económicas.
Para ejercer como profesores estos deben tener un título universitario y dos años de entrenamiento práctico. Los planes de lecciones están guiados por el currículo nacional y tiene una fuerte incidencia en el desarrollo de habilidades orales de lenguaje, pero incluye además el arte, la música, la educación física y la pre-matemática. En ese sentido el manejo étnico y racial se hace con una fuerte incidencia en el aprendizaje del francés. Los franceses se muestran muy obsesionados con el dominio del lenguaje. Desde edades iniciales ponen mucho énfasis en que los niños extranjeros aprendan el francés, como una manera de prevenir el fracaso escolar.
Una gran diferencia entre el modelo francés y el norteamericano es que el primero tiene casi 30 alumnos por salón, mientras que en EE.UU. las normas establecen 14 alumnos para salones de 2 años, y 20 alumnos para los de 3 a 5 años. Eso obliga a los profesores franceses a tratar a los alumnos como grupo, con lo que se descuida la atención individual que cada uno requiere. Esto se hace más crítico cuando se trata de niños con necesidades educativas especiales, ya que estando juntos bajo el enfoque de “escuela integrada” los niños especiales no reciben una atención acorde con sus necesidades, lo que les genera grandes frustraciones. Esto se debe a que en un principio estos programas estaban a cargo del Ministerio de Salud como un programa de salud y a la vez como parte de la lucha contra la mortalidad infantil. Conforme los problemas de salud iban disminuyendo, crecieron los problemas psicológicos y de aprendizaje que requerían tratamiento especializado, cosa que prácticamente los niños no reciben lo cual frustra no solo a los alumnos sino también a los profesores que no se sienten preparados para lidiar con una población de estas características.
En realidad el sistema es bien rígido. Tienen mas de 200 niños por escuela, los cuales frecuentemente trabajan en las mesas en lugar de hacerlo sentados en el suelo. Aún si los niños se dispersan en grupos pequeños, quien elige las tareas a realizar es la profesora, y la voluntad de los alumnos es tomada en cuenta en muy pocsa medida. Más aún, para evitar que las demandas del gran número de niños desborden a la profesora, ellas tienden a diseñar sus clases de modo que haya metas claras y específicas para cada niño y actividad, lo que difiere bastante del enfoque “centrado en el niño” que se acostumbra en América.
Debido a esta naturaleza altamente estructurada del pre escolar francés es que actualmente hay un importante debate en Francia sobre la conveniencia de que los niños de dos años asistan a la escuela maternal pre escolar. Muchas de las escuelas maternales parecen colegios primarios lo que es muy criticado por los padres.
En mi opinión, si bien es cierto hay lugar para hacer ajustes y reformulaciones al sistema francés, no hay duda que la atención inicial a niños desde los 2 años les reporta un enorme beneficio con respecto a aquellas naciones en las que esa atención recién se inicia a los 4 o 5 años de edad.