Como son hijos de otros... no importa

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 13 09 2013 

Imaginemos la siguiente escena: se reúnen Ollanta Humala, Alan García, Juan Jimenez, Jorge del Castillo, Luis Carranza, Luis Miguel Castilla con sus respectivas esposas, para señalar c/u a cuál de sus hijos van a dejar sin colegio, vacunas, alimentación y atención médica, en vista que como hay que comprar casa y carro nuevos no alcanza el presupuesto para atender las necesidades básicas de todos los hijos. Hay que sacrificar a uno y hacerlo  esperar un par de años para que se le pueda atender (si es que sobrevive).

Eso es lo que los padres de la patria han hecho con sus hijos desde el estado a través de los sucesivos gobiernos, con la venia de los presidentes, congresistas, ministros de economía, autoridades regionales y municipales, que han sido incapaces de priorizar la política de “los niños primero”.        

El Perú tiene suficientes recursos y capacidad empresarial o gerencial para bajar la desatención infantil a cero. Lo que no tiene es la vocación por poner a los niños en la cabeza de la agenda. Total, como son los hijos de los otros… que esperen. 

Sueño con un gobierno que le diga claramente a la población: “en nombre de los niños del Perú, daremos las normas, presupuestos y estrategias ejecutivas necesarias para garantizar el 100% de atención infantil. Cueste lo que cueste, así exija cambiar  todas las nomas de gasto que impidan que los organismos del estado o empresas privadas hacerse cargo de la tarea. En un año habremos atendido a todos”. No tengo dudas que si el gobierno convocara a los líderes políticos, empresarios prominentes de nivel nacional, los funcionarios actuales o pasados más entendidos y reconocidos en el  tema, y un directorio de gente notable del país que se ocupe de velar por la buena marcha del programa, se puede lograr el objetivo.

¿El requisito? Asumir que para los gobernantes, los hijos de los otros también son los propios.  

Artículos afines:    

 
 

La educación posee la capacidad incomparable de reducir la pobreza extrema y potenciar objetivos de desarrollo de más amplio espectro, según datos preliminares del Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo que ha dado a conocer la UNESCO con miras a los próximos debates de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre los programas de desarrollo posteriores a 2015. Las principales estadísticas publicadas constituyen una prueba adicional de que la inversión en educación, en particular la destinada a las niñas, mitiga la pobreza extrema al garantizar beneficios considerables en materia de salud y productividad, así como en lo tocante a la participación democrática y la autonomía de las mujeres.