Imagen de niño en escuela innovadora

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 09 03 2018

La escuela tradicional parte del principio que los adultos (padres, funcionarios, maestros) “saben” y los niños “no saben”. Por eso, ve como su función definir de principio a fin lo  que los niños deben aprender y saber para que les vaya bien en la vida, ignorando los intereses y saberes previos de los mismos alumnos.

Salen al frente de esos conceptos -obsoletos desde el punto de vista pedagógico- gente lúcida que lo explica de modo sencillo.

Francesco Tonucci dice: "Los niños no son sacos vacíos que hay que “llenar” porque no saben nada. Los maestros deben valorar el conocimiento, la historia familiar que cada pequeño de seis años trae consigo". (“La misión de la escuela ya no es enseñar cosas. Eso lo hace mejor la TV o Internet” ). 

Loris  Malaguzzi –Reggio Emilia- dice: “No podemos pensar en el niño en abstracto. Cuando elegimos a un niño al cual observar, este se halla ya estrechamente conectado y vinculado a cierta realidad del mundo: tiene relaciones y experiencias. No podemos separar a ese niño de una realidad concreta. Lleva consigo a la escuela esas experiencias, sentimientos y relaciones”.  (Malaguzzi, “Your Image of the Child: where teaching Begins”)

El currículo, la evaluación, el rol docente y la organización escolar pensados en siglos pasados cuando regía la imagen del niño receptor y consumidor del saber adulto, no pueden sostenerse tal cual frente a la imagen del niño activo, interactuante con una estresante realidad social, constructor de su conocimiento que la pedagogía, psicología y neurociencias de estos tiempos nos presentan como realidad incontrastable.

En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1679509165482945?pnref=story

Artículos afines:

VIDEO Imagen de Niño y Autoregulación en Colegio Áleph

Imagen de niño soldado y maestro sargento

El alumno constructor de conocimiento

La filosofía Reggio Emilia o donde los niños aprenden lo que experimentanAlgunos especialistas le llaman la pedagogía del asombro porque ofrece una nueva mirada sobre el niño. Dos profesores por aula encargados de crear contextos educativos y talleres artísticos son algunas de las características de este enfoque nacido al norte de Italia después de la Segunda Guerra Mundial cuando las madres viudas buscaban un lugar de calidad

"Niños malos":no saben leer ni calcular

¿A quien debemos suspender? Si les dejamos opinar, los escuchamos y descubren que sus comentarios son importantes, la evaluación se convierte en aprendizaje

(LT: ¿por qué  el BID siempre llega tarde con propuestas sobre educación que ya eran obvias desde décadas atrás, después de haber acordado con diversos estados gastar billones en lo que no sirve?) Ahora dice: “Necesitamos una sociedad digital del siglo XXI, pero sobre todo más ética y empática” "No se puede pensar en aprendizaje solo a través de pruebas estandarizadas con resultados más o menos inmediatos. El nuevo gobierno tiene que concebirlo en el marco del proceso; en una educación más bien a largo plazo. En estas nuevas formas de enseñar y aprender, los avances digitales deben ser una herramienta que se articule al proceso de paz en el país. Los cálculos muestran que el mejor retorno económico se da en la inversión que se hace en los primeros años, pero también es necesario tener en cuenta que existen otros beneficios como el bienestar personal y social, variables más difíciles de cuantificar pero muy importantes".