La regla del grito en el Congreso (educación ciudadana).

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 30 08 2019 

La regla del grito en el Congreso (educación ciudadana). 

Las pocas veces que he podido aguantar ver algunos pasajes de los debates en el Congreso he notado que parece existir la regla de la comunicación gritando.

Con frecuencia los congresistas que toman la palabra, lo hacen gritando cuando menos en aquellos pasajes de su discurso que les gustaría acentuar. 

Me pregunto ¿le gritan al presidente del Congreso, al que absurdamente están obligados a dirigirse, cuando su intención es dirigirse a otro parlamentario? ¿Así hablan entre sí también fuera del pleno y del micro? ¿Será que no han aprendido la función que tiene el micrófono como amplificador? ¿Será que tienen preocupación de que sus colegas se hayan desconcentrado o dormido y quieren despertarlos? ¿Será que han aprendido que los gritos elevan el ego de quien habla que está en búsqueda de reconocimiento por sus argumentos?

El que grita más ¿gana?

La verdad es que no entiendo. Lo que la gente común sabe es que cuando una persona le grita a otra es porque reacciona a algo que le duele, o porque le quiere comunicar su molestia y ejercer poder vertical -a través del grito- para dar más peso a sus mandatos o demandas (algo así como suelen hacer los entrenadores deportivos con sus dirigidos, sobre los que por alguna razón también piensan que ganarán eficiencia si les mandan gritos)

A mi personalmente me funciona mejor la comprensión del otro cuando escucho a alguien hablando de manera ponderada y respetuosa, lo que no significa que en ciertos pasajes no se alce la voz o se acentúe con tono fuerte algún aspecto de su argumentación. ¿Pero gritar(le)?

Regresando al mundo de la política amplificada por los medios como "sociedad educadora" de la población y en particular los niños. ¿Así es como queremos que se relacionen y entiendan unos niños con otros para construir sus conceptos de ciudadanía y diálogo democrático? Si el grito es un interferente emocional ¿no sería mejor comunicarse sin gritar?

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2421219131311941 

En FB2: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2431285473638640

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1165258759821844480

En Twitter2: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1167413356111613953

Artículos afines: 

Es la Empatía y no la Economía la que no crece (Ciudadanía).  

La oportunidad educadora de la comisión de educación (Ciudadanía) 

La regla del grito en el Congreso (educación ciudadana).

Un llamado desde la ciudadanía a los congresistas y a su presidente Pedro Olaechea, respecto a la comisión de educación

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor) 

La angustia de ser pasajeros de la transición (ciudadanía del día a día)

Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Perplejidad por falta de un relato nacional (28 07 2019)