El nuevo reto: directores autónomos

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Revisen uno a uno todos los países de América Latina y África, e incluyan a  Estados Unidos, España y Portugal, y encontrarán que todos están atrapados en las frustraciones nacionales porque la educación que proveen a sus alumnos es de baja calidad internacional. Las propuestas gubernamentales que se suceden una tras otra no dan resultados o solo elevan ligeramente los desempeños escolares al costo de enormes incrementos presupuestales (como por ejemplo en Chile, Brasil y Colombia). 

La pregunta es si países como el Perú que tiene 90,000 colegios, aun contando  con funcionarios honestos y capaces, pueden realmente reformar la educación escolar desde el gobierno central para que las escuelas produzcan una educación de calidad, cuando lo más que pueden hacer es dar algunas normas generales,  curriculares y hacer asignaciones presupuestales. 

Parece imposible. Lo que se requiere es replantear el modelo de gestión y  colocarse en otro escenario, reconociendo su incapacidad para transformar desde el ministerio el quehacer educativo en las aulas. La pregunta que debe guiar su acción política y presupuestal debiera ser “cómo hacemos para encender los motores internos de cada colegio para que éstos logren elevar el desempeño de sus profesores y alumnos”.

Es decir, apostar por la energía interna que produce la autonomía escolar a cargo del equipo docente de cada institución, liderada por un director que debidamente certificado debe ser el responsable de esa gestión autónoma. Así, se convierte la selección, formación y certificación de la suficiencia del director (considerado como cargo de confianza) en el pivote clave para la renovación educativa. Al director certificado se le deben dar las prerrogativas para manejar autónomamente su institución, con cargo a rendir cuentas por ello posteriormente. 

En esta fórmula el rol del gobierno pasa a ser el de auditor, evaluador, financista,  certificador, apoyador en capacitación y recursos, difusor de innovaciones, etc. pero no el de gestor directo del quehacer escolar individual, que por lo demás  debiera ser distinto de una institución a otra.

El Minedu ha anunciado su propósito de elegir y capacitar directores idóneos. Le  falta anunciar las prerrogativas que tendrán esos directores para la gestión autónoma eficaz.  

Artículos afines:

La concepción imposible de la educación pública (sin directores capaces de dirigir)

Mejores directores producen mejor educación

Es el momento de la gestión (en el sector educación y los colegios)

Temor (justificado) a Directores Corruptos. Propuestas para una nueva gestión en el sector educación (y video)

Directores: entre la identificación y el rechazo

Bill Gates no podría dirigir el “Alfonso Ugarte” (sobre impotencia de directores estatales)

Directores que hacen la diferencia