leon@trahtemberg.com

Esta columna no la escribo para ser leída por quienes tienen una postura ya tomada en contra de Israel. Es para quienes tienen la apertura para comprender que la guerra Israel-Hamas es solo la tribuna actual de un inevitable conflicto entre las ambiciones de domino regional de Irán con el mundo islámico chiita y las democracias occidentales. Estas no están dispuestas a permitir tal expansión de Irán por los enormes riesgos a la economía y estabilidad mundial.

Israel está en el centro geopolítico de esa confrontación del lado occidental y Hamas (aunque son los únicos aliados sunitas de Irán) junto con Hizbolá constituyen piezas útiles para el jaque en dicho juego, al que ahora se han sumado los chiitas Huties del Yemen y grupos similares en Siria e Irak (entrenados, financiados y armados por Irán). No hay que ser muy ilustrados para darse cuenta que el tema de los palestinos (sunitas) es un pretexto usado por Irán y otros países árabes para hacer aflorar este conflicto y obtener ganancias para su consumo nacionalista interno.

Cómo se verá, la muerte de personas -aún si son niños- no son algo que esté en la agenda de preocupación de aquellos gobernantes islámicos que han dado muestras de la capacidad de aniquilar a decenas de miles sin mayor reparo, incluyendo niños que son reclutados para misiones de combate.

Para empezar, ni bien tomó el poder el Ayatola Khomeini en Irán en 1979 mandó a la guerra a su gente contra Irak que duró 8 años (1980-1988) causando aproximadamente 1,000,000 de muertes en total, incluyendo a combatientes y civiles en ambos bandos. El motivo fue la disputa de la región de Shatt al-Arab que es un estuario que forma la frontera entre los dos países en su desembocadura en el Golfo Pérsico que supone fuertes intereses económicos y estratégicos en esta área.

En Siria desde el 2011 la guerra civil ya ha causado 400,000 muertos y millones de desplazados. Por otro lado decenas de miles han muerto y fugado por la violencia en Afganistán. Esta misma semana la ACNUR dijo que en Sudán ya hay casi ocho millones de desplazados y 1.5 millones de refugiados (incluyendo niños) en la guerra civil entre el ejército regular de las Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR) y el grupo paramilitar de Mohamed Hamdan Dagalo.
Sin embargo, eso no les interesa a los gobiernos árabes ni a la prensa mundial ni al Tik Tok chino, porque no están de por medio Israel o Estados Unidos.

Cuando ISIS mediante dos suicidas mató a por lo menos 84 personas e hirió a otras 284 en Kerman en una ceremonia en memoria del general iraní Qassem Soleimani, muerto por un dron de represalia estadounidense en el año 2020, esto fue noticia cuando se culpó del hecho a Israel. Pero, cuando ISIS asumió la responsabilidad de la matanza, el tema salió de la prensa, porque eran solo musulmanes matando a musulmanes.

Si se analiza la represalia israelí contra Hamas en Gaza, resulta interesante observar que aún medios conocidos como la CNN, BBC, France Presse, EFE han sucumbido a la narrativa anti israelí al punto que cuando aluden a lo que pasa en Gaza ya ni mencionan la masacre de Hamas del 7 de octubre, en la que los terroristas de Hamas mataron, descuartizaron, violaron y quemaron a más de 1200 civiles, incluso mujeres y niños, y tomaron más de 200 rehenes mayormente no devueltos hasta hoy.
Tampoco mencionan que el estatuto de Hamas plantea la liquidación total de los judíos y la desaparición de Israel, ni tampoco cómo es que usaron los billones de dólares de donaciones recibidas que pudieron hacer de Gaza una pequeña Singapur, para convertirla en una pobre región de millones de refugiados que albergan en su subsuelo -incluyendo hospitales, colegios y mezquitas-, decenas de miles de cohetes y misiles destinados a atacar a Israel en cuanto fuera propicio (amen de la cuotas de enriquecimiento de sus líderes).

Lamentablemente las guerras no son limpias. Producen miles de muertos en ambos lados, como mencioné antes y ocurre ahora en Rusia y Ucrania con 300,000 muertos y 8 millones de desplazados. Cuando el 11 de setiembre del 2001 Estados Unidos fue atacado por Al Qaeda matando a 2.800 estadounidenses en las Torres Gemelas de Manhattan, la represalia de EE.UU. causó 400.000 muertos en Afganistán e Irak, siendo borrados del mapa Saddam Hussein, Osama Bin Laden y Al Qaeda.

En la 2da Guerra Mundial (1939-1945) murieron 50 millones de personas, incluyendo a los 6 millones de judíos en el Holocausto y los 200,000 japoneses en los dos días de Hiroshima y Nagasaki. En la guerra civil española (1936-1939) murieron 350,000 personas. En la guerra de Vietnam (1955-1975) murieron al menos 2 millones de personas. En la guerra civil de El Salvador (1979-1992) murieron más de 75,000 personas. En la guerra civil de Liberia (1989-1997) murieron más de 200,000 personas. En las guerras de Yugoslavia (1991-2001) murieron más de 100,000 personas.

A nadie le place presenciar muertes de uno y otro lado cuando hay guerras externas o internas. No sé si alguien puede imaginar guerras sin muertos y heridos de todas las edades. Y esta es una guerra que podría llegar a su fin si Hamas devuelve a los rehenes y se compromete a vivir en paz con Israel. Pero esa no es una postura “sexi” para ser postulada por los medios y redes especialmente tik tok, que seguirán cubriendo asimétricamente los sucesos del Medio Oriente.

Israel lo sabe, y vive con eso.

Dicho esto, ojalá los mediadores tengan éxito en encontrar alguna fórmula aceptable para terminar con el conflicto actual y los previsibles para el futuro. Al final de cuentas, todas las guerras terminan en algún tipo de cese de fuego. Soy escéptico de que eso será pronto, por todo lo que dije en el primer párrafo. Mientras tanto, Rusia y China se regocijan viendo el desgaste de Estados Unidos que les abre mayores espacios para su influencia y negocios en la región

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/pfbid0k17XLr9Z7A6aTXVpPB282845Dkeke1XBVzoAJZKCAjWWFAoTW9iGifBAugzNPQG8l