Un llamado desde la ciudadanía a los congresistas y a su presidente Pedro Olaechea, respecto a la comisión de educación

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Siempre me he preguntado por qué los principales líderes parlamentarios demandan encabezar las comisiones de economía, presupuesto, constitución, defensa, relaciones exteriores, y dejan como premio consuelo para los menos rankeados la de educación. Lo mismo en relación a su pertenencia a las diversas comisiones igualmente jerarquizadas, dejando a la de educación para los personajes menos conocidos o aquellos que tienen intereses directos en los negocios del sector. Reconozco que es pecaminoso generalizar, por lo que agregaré la consabida frase “salvo honrosas excepciones” (que es real y válida para el caso de algunos congresistas que no citaré porque no es la razón del post). 

Para los psicólogos es obvio que las razones tienen que ver con la escasa importancia relativa que le dan estos políticos en su imaginario a la educación, la mayoría de los cuales cree tenerla resuelta enviando a sus hijos a instituciones privadas. Pero en estos tiempos es cada vez más evidente que el destino del país se juega en la buena educación del conjunto, y no solo de algunas de sus minorías.   

El resultado hasta hoy ha sido comisiones de educación que pierdan el tiempo y lo hacen perder a los funcionarios ministeriales en temas marginales vinculados a los textos escolares y otros similares, meses discutiendo sobre sexo anal o cómo llamarle al período histórico 1980-2000, producción de normas controlistas que obstruyen y cortan las alas de las instituciones educativas con lo que las impiden innovar, en vez de constituirse en una instancia de aliciente al Minedu para que impulse procesos innovadores, para animarlo a trabajar juntos para hacer reformas sustantivas que la educación peruana reclama a gritos. 

En lugar de que los ministros de educación sientan que tienen el apoyo y colaboración del congreso lo sienten como un obstáculo para emprender nuevos rumbos en la educación. Peor aún, en los últimos años han convertido al ministro de educación en el fusible para las confrontaciones entre el Congreso y el Ejecutivo, lo que ha traído como consecuencia que tengamos cinco ministros en 3 años. Basta un mínimo de neuronas para darse cuenta que cada cambio de ministro y reacomodo de equipos produce parálisis, cambio de agendas y prioridades, vacíos e interrupciones al seguimiento a los proyectos y ejecuciones presupuestales.    

Ojalá que la composición de la nueva comisión de educación del congreso y su presidencia recaigan en gente que tenga visión reformista y colaborativa, que nos desintoxique de las visiones retrógradas y autoritarias que estuvieron vigentes hasta la semana pasada en varios de sus integrantes, que le dieron un tono de venganza o acomodo político a sus dictámenes más que de ánimo innovador y colaborativo con el Minedu.

Invoco a los líderes de los grupos políticos del congreso que han manifestado su vocación de servicio y preocupación por el bienestar nacional que armen una comisión de educación del más alto nivel que de una vez por todas, en alianza con el Minedu, generen las condiciones para una reforma educativa que tenga con focos principales: revisar toda la normativa vigente que impide la innovación educativa para reformularla a tono con los tiempos, y apoyar al Minedu para disolver todos aquellos aspectos de las normas vigentes que impiden su funcionamiento eficaz. Junto con ello, articularse con el Minedu, el Consejo Nacional de Educación y el Ceplan para pensar en la escuela y educación superior deseada que imaginamos para hoy y mañana, y ver de qué forma podemos dar los grandes saltos hacia la consecución de ese sueño nacional. 

Con eso habrán hecho un enorme servicio a la patria.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2383682105065644

En FB: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=2491058577625672&id=188984777833075&__xts__[0]=68.ARD5MXW85RUn5revLhBocf4CWJtyygsI-ZO_xi1KIi1fLm5Mlk3DwxgYefdo319FDYz0mz1QUekwUuPIeylPfKnS74neR_2_bzjTUaZ42rZszg6rim-xoX3kuveLqzK9IyY0ZkkW5sZkoZx1h1JF2LWYn4xuQaPdTtBqlSXjdt79vzNfxLM-LGlyHTjpZLRjZZZJW7QIJpbNH3iFZCKlVqnnQ5JuPx_2Dc11CxDw0Tco_DBfabb2SenPKJ2tml5JEtOeSp4SbskkCjddxtxeC63qCra1AqaCId4F7FSESQOi8ZxnfvUrM2zwNEQFy-3V0OW0Qsl5DvusZD8RLQBu3Q&__tn__=-R

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1156903198411624448

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1156903256628633601 

Artículos afines: 

¿Quién tiene la razón al apoyar o reprobar el adelanto de las elecciones? (Ciudadanía)  

¿Quién es quién en la agenda evangélica-conservadora? Una facción evangélica se empodera con el apoyo de seguidores. 25/08/2019 PERU 21  

¿Quiénes son #ConMisHijosNoTeMetas?10 Ene, 2017 Carlos A. Bedoya, wayka.pe 

Maestro, por favor, métete con mis hijos. No los dejes indefensos. 

Por cuidar a mis hijos, debo meterme con los tuyos. (¿Con mis hijos no te metas?) 

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor) 

Suicidio político o fortalecimiento democrático (desde la Ciudadanía).

La angustia de ser pasajeros de la transición (ciudadanía del día a día)

Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Perplejidad por falta de un relato nacional (28 07 2019)